compartir
con:

Síndrome de colon irritable: Recomendaciones alimentarias

El colon irritable es un trastorno crónico que causa molestias abdominales e intestinales, acompañado de cambios en la frecuencia o consistencia de las deposiciones, presentando episodios de diarrea, estreñimiento o ambos; las personas que sufren de este padecimiento sienten además saciedad precoz al comer, nauseas, vómitos y en varios casos flatulencias.  

Esta enfermedad se presenta con alta frecuencia en personas mayores, principalmente entre los 35 a 55 años, convirtiéndose en la causa del deterioro de la calidad de vida, limitando ciertas actividades físicas, sociales e incluso laborales que también atacan a otros niveles como el factor emocional, alterando los niveles de ansiedad y transformando a las personas en introvertidas o depresivas. El daño también afecta de manera interna provocando el deterioro de las vellosidades intestinales encargadas de absorber nutrientes.

Para disminuir las molestias típicas, opta por consumir alimentos que permitan en buen funcionamiento, tomando en cuenta:

Alimentos recomendados

 

 
 
  • Incrementar el consumo de sábila o aloe vera: Gracias al contenido de vitaminas y minerales previene los procesos inflamatorios intestinales y estimula la progresión de las heces evitando cuadros de estreñimiento crónico e incentivo a la alta producción de sustancias tóxicas.

 

 
 
  • Zinc: Conocido por ser un mineral cuyas bondades incentivan a la regeneración celular y con cierta exclusividad a nivel del intestino, manteniendo en las mejores condiciones la integridad de las vellosidades intestinales. Los alimentos ricos en este mineral son: almendras, nueces, semillas de ajonjolí, linaza, espinaca, yema de huevo y  carne roja magra.
 
 
 
  • Incrementar el consumo frutas: Opta por pera, manzana, papaya, melón, mango, fresas o cerezas que contienen mucílagos y pectinas cuya acción estimula la proliferación de flora protectora mejorando así el sistema inmune.
 
 
 
  • Agregar arroz blanco a la dieta: Consume al menos 3 veces por semana porque contienen propionato y butirato cuya acción coadyuva a la regeneración de la mucosa intestinal.
 
 
 
 
  • No olvide tomar abundante agua purificada: Beber diariamente agua a temperatura ambiente y en tiempos lejanos a las comidas principales para promover el correcto funcionamiento del intestino.

Para evitar las molestias típicas del síndrome de colon irritable restringe ciertos alimentos como:

 
 
  • Disminuir el azúcar blanca o morena, miel de abeja y/o alimentos dulces concentrados: La presencia de azúcar simple al interior del intestino incrementa el desarrollo de flora inadecuada que debilita el sistema inmune facilitando la irritación intestinal.
 
 
 
  • Alimentos ácidos concentrados: Evita los zumos de frutas cítricas en presencia simultánea de cereales porque impiden la correcta degradación de los carbohidratos, ocasionando una digestión y aumento de gases intestinales.
 
 
 
  • Evitar el consumo de frutas, verduras y cereales con cáscaras de difícil digestión: La acción que se produce en la flora natural incrementa la producción de gases intestinales.
 
 
 
  • Restringir al máximo el consumo de lácteos: Las personas intolerantes a la lactosa deben eliminarla por completo, porque produce flatulencias y diarreas empeorando el cuadro típico del síndrome de colon irritable.
 
 
 
  • Disminuir el consumo de gluten: Evitar comer alimentos que contengan esta proteína como el trigo, derivados, avena, cebada o centeno porque su consumo puede causar episodios de estreñimiento o diarrea dependiendo el caso.
 
 
 
  • Evitar comer algunos vegetales: Reduce aquello crudos porque contienen fibra vegetal, el exceso puede producir problemas intestinales severos.
 
 
 
  • Eliminar de la dieta diaria alimentos flatulentos: El brócoli, coliflor, repollo, gaseosas, café tinto, ajíes, colorantes. 
 
 
 
  • Limitar los edulcorantes artificiales: El aspartamo y el sorbitol presentes en estos productos, altera el sistema nervioso autónomo y  funcionamiento de los intestinos.
 
 
 
  • Disminuir el consumo de grasas: La abundancia de grasas saturadas impide que funcione correctamente el intestino, trata de cambiar el hábito consumiendo carnes magras elaboradas al horno o vapor.

Recuerde que una correcta alimentación  y  realizar ejercicio periódicamente ayudan a mejorar los movimientos del intestino evitando la irritación en el colon contribuyendo al bienestar de la salud en general.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL