compartir
con:

Recomendaciones alimentarias para recibir al crudo invierno

El viejo refrán de “prevenir antes que curar” es la clave al momento de elegir los alimentos, más aún si consideramos que de esta acción dependerá en gran medida la salud y bienestar durante la época de invierno.

Para ello, es importante tomar en cuenta que el sistema inmunitario cumplirá sus funciones en mayor o menor grado de acuerdo a la carga de nutrientes que le proporcionemos los cuales se transforman en la materia prima necesaria para hacer frente a las enfermedades en general y con mayor especificidad a aquellas relacionadas con infecciones respiratorias.

Alimentos que no deben faltar durante la época de invierno:

 

·         Frutas cítricas: Naranja, mandarina, pomelo, limón, kiwi, tumbo son las frutas de invierno preferidas por excelencia gracias a su gran concentración de vitamina C,  la cual cumple función preponderante para evitar resfríos y todo padecimiento de las vías respiratorias en general.

Se recomienda incrementar su consumo aproximadamente un mes antes de la época más fría del año y para lograr una buena reserva capaz de hacer frente a los resfríos se considera un consumo de 2 vasos de 200 cc diariamente.

 

·         Cereales preferentemente integrales: En esta época del año debemos priorizar el consumo de cereales cuya combustión interna dentro el metabolismo hace posible la mayor producción de calor (al igual que las grasas) por que nos proveen calorías necesarias que se traducen en energía corporal. Los cereales de primera elección son aquellos integrales que gracias a la presencia de fibra reducen la absorción de grasas y el exceso de carbohidratos evitando el sobrepeso.

 

·         Frutos rojos: Frutilla, cerezas, fresas, moras, guindas y arándano; además del exquisito sabor de estos frutos en sus diferentes variedades, el mayor beneficio que nos ofrecen es la alta cantidad de antioxidantes que tienen efecto directo en evitar el padecimiento de enfermedades mejorando el sistema inmune y sobre todo la función cardiovascular.

 

·         Frutos secos: En invierno el organismo necesita producir más calor que el de costumbre para elevar la temperatura corporal y hacer frente a las bajas temperaturas del ambiente y para ello en necesario incrementar levemente el consumo de alimentos fuentes de grasa, sin embargo es fundamental elegir las adecuadas, las almendras, nueces, pistacho y similares son las ideales ya que nos proporcionan ácidos grasos beneficiosos que no se acumulan en la circulación sanguínea como placas ateromatosas sino más bien tiene un efecto de barrido del colesterol y con ello mayor producción de calor.

 

·         Vegetales: Las bajas temperaturas también inciden sobre los gustos y en invierno lo que menos nos apetece son los vegetales, sin embargo las verduras en general y específicamente las de color verde y anaranjado intenso contienen gran cantidad de precursores de la vitamina A que cumple función vital en el sistema inmune así como también mantiene la textura de la piel y mucosas que por la sequedad del invierno se resquebraja con facilidad incrementando las posibilidades de infecciones cutáneas que se convierten en puerta de entrada a hongos, bacterias y microorganismos patógenos.

Recomendaciones generales:

  • Consumir bastante líquido para mantenerse hidratado, no espere a sentir la sensación de sed para beber agua. El sistema inmune requiere buena disposición de agua en el organismo.
  • Consuma proteína de alta calidad como es la clara de huevo y las carnes magras.
  • Añade ajo, cebolla y jengibre en polvo a todas tus preparaciones saladas.
Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL