compartir
con:

Nutrición y equilibrio hormonal

Durante las distintas etapas de la vida, la mujer experimenta cambios fisiológicos algunos de ellos como consecuencia de modificaciones hormonales naturales de la edad. El desarrollo puberal, la aparición de la menarquia (primera menstruación) temprana o tardía y el climaterio (aparición de signos y síntomas asociados a la disminución de la producción de estrógenos, la menopausia) son etapas que dependen de diferentes factores como la carga genética, las condiciones climáticas, el déficit o exceso de nutrientes e incluso el nivel de actividad física.

 

Estrógenos y progesterona: Cuando éstas se desequilibran pueden aparecer problemas como pérdida del deseo sexual, menstruaciones irregulares o abundantes, fibromas, quistes de pecho, endometriosis, infertilidad, síndrome premenstrual, retención de líquidos y aumento de peso, entre otros.

Los estrógenos son producidos por los ovarios, glándulas suprarrenales y células grasas del organismo. Para un normal equilibrio se debe tomar importancia a los siguientes nutrientes: minerales como zinc, selenio, cobre y magnesio, además de las vitaminas B2, B6, B12 y ácido fólico y nutrientes más específicos ricos en azufre. Estos nutrientes los encontraos en las carnes, lácteos, leguminosas, nueces.

Existen otros nutrientes necesarios para combatir algunos de los efectos de un exceso de estrógenos. Por ejemplo, la vitamina E ayuda a combatir los dolores de pecho antes de la menstruación y los coágulos durante ésta alimentos : (Almendras, aceite de girasol); los niveles de vitamina A suelen disminuir considerablemente después de dejar la píldora anticonceptiva, lo cual puede causar menstruaciones muy fuertes alimentos (pescados, lácteos etc); la vitamina C, ayuda a fortalecer los capilares y previenen las menstruaciones abundantes alimentos cítricos (kiwi, mandarina etc); los ácidos grasos esenciales (Omega 6 y Omega 3) favorecen el equilibrio hormonal y previenen la inflamación y el dolor antes y durante la menstruación, al igual que en los casos de endometriosis. Alimentos (pescado, linaza, chía etc); el magnesio ayuda a combatir los espasmos durante la menstruación. Alimentos (almendras, palta etc)

 

El síndrome premenstrual (SPM): Es denominado así al grupo de cambios físicos y psíquicos que se inician comúnmente de 7 a 10 días antes de la menstruación. Está relacionado con las variaciones hormonales que se producen en la mujer.

 

Los complementos nutricionales beneficiosos para el SPM: Incrementar el consumo de ácidos grasos omega 3 y omega 6 ayudan a disminuir la inflamación, los betacarotenos (alimentos de color naranja como zanahoria, zapallo) son especialmente eficaces durante la segunda mitad del ciclo tienen actividad antiinflamatoria vascular, mejor si se consume acompañado de un alimento rico en vitamina C (ejemplo un jugo de naranja) . El calcio tiene relación con las fluctuaciones del estado anímico y la disminución del dolor. Las bajas concentraciones de las vitaminas del grupo B están relacionadas con calambres y menstruación excesiva. Alimentos (fruto seco, legumbres)

 

Los alimentos ricos en Triptófano: Inhibe la producción de serotonina y mejora la irritabilidad, depresión y los cambios de humor. Alimentos (pescados, carne, lácteos)

 

El climaterio: En los últimos años se viene hablando de las ventajas del consumo de soja y sus derivados, ya que la terapia de reemplazo estrogénico continúa siendo muy importante para la prevención de la pérdida ósea, fracturas y como cardioprotector. Restringir el uso de sal, evitar la cafeína, evitar ingerir refrescos y alcohol, dejar de fumar o hacer ejercicio son algunas de las prácticas saludables para ayudar a prevenir las consecuencias de la menopausia. Se sabe que el calcio tiene un importante efecto protector sobre la masa ósea, sobre todo si se asocia con vitamina D, vitamina K y si guarda una correcta proporción con otros minerales como el fósforo, el magnesio o el cobre. Las grasas son igualmente importantes para la buena salud de los huesos y de las membranas celulares, sobre todo las procedentes de aceite de pescado azul, aceite de onagra y aceite de borraja.

Recomendaciones:

•              Comer al menos tres comidas por día

•              Comer una gran variedad de frutas y verduras frescas

•              Comer grasas saludables cada día

•              Comer proteínas en cada comida

•              Consumir más alimentos con antioxidantes

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL