compartir
con:

La comida es tu energía, no tu terapia

Ingerir alimentos nutritivos y balanceados combinados con actividad física diaria es la mejor manera de responder al viejo y conocido refrán es mejor prevenir que curar”.

Recordando el día mundial de la salud y la importancia de cuidarla para prevenir la aparición de enfermedades es necesario adquirir el hábito de una alimentación saludable que aporte energía proveniente de una dieta equilibrada compuesta por todos los grupos de alimentos acompañada de una vida activa, la práctica de algún deporte y un correcto descanso.  Si  bien existen otros objetivos como el bajar de peso, aumentar la masa muscular o tener una mayor resistencia para rendir bien los requerimientos serán distintos, pero a pesar ello no debe dejar de lado el equilibrio en alimentos, porciones y tiempos de cada comida, tomando en cuenta el consumo de:

 

  • Frutas: No pueden faltar las frutas en ninguna dieta por su aporte en vitaminas y minerales. Son conocidas por tener la propiedad de ser una fuente de energía natural procedente del azúcar de cada una de ellas. No olvide incorporarlas diariamente en la dieta.
 
  • Vegetales: Por supuesto también deben incluirse diariamente, trate de consumir vegetales y hortalizas a la hora del almuerzo o cena para beneficiarse de cada una de las propiedades de estos alimentos.
 
  • Legumbres: Por lo general son olvidados en la mayoría de las dietas, pero tome en cuenta que son una gran fuente de minerales y energía que contienen buenas dosis de proteínas y carbohidratos. Puede optar por realizar preparaciones a base de lentejas, porotos, garbanzos entre otros.
 
  • Carnes blancas: El pollo, pavo e incluso cerdo contienen altas dosis de proteína consideras como una gran fuente de energía y fuerza para mantener estable al organismo. Incorpórelas en diferentes preparaciones y en todos los tiempos de comida, respetando las porciones y la manera de prepararlos.
 
  • Pescado: El pescado en todas sus variedades son considerados como un gran alimento por el aporte de proteínas y grasa saludable y omega 3 que ayuda a luchar contra el colesterol. Trate de comerlos de dos a tres veces por semana.
 
  • Huevos: Pese a que las yemas de huevo tienen grasa si se la consume de manera moderada y no frita aporta muchos nutrientes. No olvide que además de ser un alimento de excelente calidad, la clara contribuye una buena cantidad de proteína a los músculos.
 
  • Lácteos: Aportan de grandes nutrientes al organismo como el calcio que ayuda a la formación y estabilidad del sistema óseo, además de aportar proteínas que ayudan a la digestión. Trate de consumirlos descremados, libres de azúcar, bajas en grasa y sodio.
 
  • Frutos secos: Una gran fuente de grasa saludable debe estar presente en la alimentación diaria, puede consumirla en las meriendas, trate de incorporar un puño de nueces, almendras u otros de manera diaria.
 
  • Hidratación: No olvide beber abundante agua purificada u otro tipo de bebidas durante todo el día. Tome en cuenta que hidratar el organismo ayuda a prevenir la aparición de posibles enfermedades. Trate de beber pequeñas cantidades durante el día para cumplir con el requerimiento diario.
 

Recuerde que gozar de una buena salud debe ir de la mano de una alimentación balanceada proveniente de alimentos naturales y de preparaciones sencillas que aporten de energía.

 

 

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL