compartir
con:

Glaucoma lo que usted debe saber

El glaucoma ocular es una enfermedad silenciosa detonante en los ojos que al no ser tratada a tiempo puede llegar a causar ceguera. El Dr. Gonzalo Fernández, cirujano oftalmólogo, nos explica más del tema y la importancia de una oportuna intervención.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad que daña el nervio óptico del ojo. Generalmente se produce cuando se acumula fluido en la parte delantera del ojo. El exceso de fluido aumenta la presión en el ojo y daña el nervio óptico. Frecuentemente, la ceguera debida al glaucoma puede prevenirse si se trata en forma precoz.

Existen cuatro tipos de glaucoma: El glaucoma de ángulo abierto, glaucoma de ángulo cerrado, glaucoma congénito y el glaucoma por otras causas.

El glaucoma de ángulo abierto, es el más común en nuestro medio y es considerada como una enfermedad silenciosa donde los grupos vulnerables son las personas mayores de 40 años y las personas con antecedentes de glaucoma.

 

 ¿Cuáles son los síntomas del glaucoma de ángulo abierto?

La mayoría de los pacientes no experimentan síntomas durante años, pero algunos pueden tener síntomas inespecíficos de forma ocasional como dolor de cabeza, disminución de la visión, escozor, enrojecimiento. Pero por lo general el glaucoma está ya muy avanzado antes de que el paciente note un descenso extenso en el campo visual, por lo que es importante diagnosticar la enfermedad lo más pronto posible, ya que el aumento de la presión intraocular durante años sin diagnosticar ni tratar puede llegar a producir ceguera.

 

 ¿Cómo se examina a estos pacientes?

Se evalúa el nervio óptico en el fondo de ojo y tomar la presión intraocular

 

¿Cuáles serían las consecuencias en caso de no tratar el glaucoma?

Causar pérdida irreversible de las fibras del nervio óptico que conducirá a alteraciones irreversibles en la visión.

 

¿Cuál es el tratamiento del glaucoma de ángulo abierto?

El tratamiento de elección para el glaucoma es el tratamiento con medicamentos, indicando la cirugía solo en casos en los que fallen los fármacos. Será un tratamiento de por vida para conseguir que la presión intraocular permanezca dentro de los límites normales. Para ello, los fármacos se administrarán en forma de colirios inicialmente y, si no es suficiente, se combinarán con otros tratamientos.

 

Dr. Gonzalo Fernández Raldes

Cirujano Oftalmólogo

Sub. Esp. Segmento Anterior

Magister la oftalmología

Médico especialista de Alianza Grupo Asegurador

Atención: CEPRESE- Calacoto.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL