compartir
con:

Enfermedades adquiridas por comer fuera de casa

El comer fuera de casa involucra ciertos riesgos como preparaciones poco saludables, guardadas, contaminación de alimentos o utensilios, inadecuada preparación y mala manipulación que posteriormente se manifiestan en afecciones como salmonelosis, amebiasis, colitis entre otros.

A estos males se suman el excesivo consumo de grasas, condimentos, harinas blancas y gaseosas que desencadenan en afecciones gastrointestinales cuyas consecuencias deterioran en mayor o menor medida la calidad de vida de quienes las padecen de gastritis que no es otra cosa que la inflamación de la mucosa interna que recubre el estómago. Los síntomas más comunes del padecimiento son el dolor abdominal, náuseas, eructos e intolerancia a los alimentos.

Las causas de este padecimiento son varias, entre las que se consideran una alimentación desordenada tanto en cantidad como calidad de nutrientes ingeridos, mezclas exageradas, elaboraciones altamente irritantes, consumo frecuente de medicamentos o estrés.

Conoce los efectos en el organismo por el consumo de comida fuera de casa:

-Comida de la calle o restaurantes: En general la comida elaborada y ofrecida fuera de casa, en varias ocasiones, para mejorar el sabor utilizan ingredientes en exceso como los condimentos o colorantes que producen intensa irritación gástrica que deriva en diferentes grados de gastritis.

 

 

-Uso indebido de aceites: Existen una gran cantidad de preparaciones que son elaboradas con aceites previamente utilizados o re calentados y contienen una sustancia denominada “acroleína” que al ser consumida se acumula directamente en la circulación sanguínea formando las conocidas placas ateromatosas responsables de cardiopatías severas e hipertensión arterial entre otras. Además, el utilizar varias veces el mismo aceite provoca cuadros alérgicos debido a los tóxicos que el alimento absorbe que posteriormente causan reacción interna principalmente en personas con cierta predisposición orgánica a las alergias alimentarias.

 

 

-Contenido elevado de grasa de origen animal y consumo exagerado de azúcar: Ambos al ser ingeridos en grandes concentraciones son verdaderamente alarmantes, responsables del tan temido y frecuente sobrepeso u obesidad que hoy por hoy se viene convirtiendo en el común denominador de niños y adolescentes.

 

 

-Comida chatarra en exceso: Considerando que este tipo de alimentos se ha convertido en la mesa familiar también es necesario tomar en cuenta que el contenido de sal de la comida rápida supera de lejos las recomendaciones de consumo de este mineral, tornándose un peligroso factor de riesgo de hipertensión, enfermedades cardiacas y afecciones renales.

 

 

Alerta: Existen otros riesgos como el comprar alimentos y consumirlos sin ser lavados y desinfectados. Muchas de las frutas expuestas a la venta tienen un aspecto brillante por ser limpiadas con grasas no aptas para el consumo humano o incluso con saliva. Además, algunos vendedores que utilizan bolsas o envases pequeños para guardas los alientos ya sean previamente elaborados o naturales, soplan los empaques para envasar los productos e ignoran que así transmiten virus y bacterias.

Por ello, tome en cuenta y manténgase alerta que antes de consumir alimentos fuera de casa, ya sea comida fresca o envasa verifique que cumplan con los sellos de normas de higiene y se encuentren en lugares frescos, pues la falta de esta revisión puede provocar serios problemas de salud a futuro.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL