compartir
con:

Alimentos que ayudan a mejorar la salud de la tiroides

La tiroides es una glándula endocrina que tiene la función de regular los procesos metabólicos, funcionamiento hormonal, elaboración de proteínas y determina el flujo de sangre a los órganos del cuerpo. En base al funcionamiento de esta glándula, estos procesos pueden ocurrir de manera más o menos rápida. De hecho, se habla de hipertiroidismo, cuando en la sangre circula una cantidad excesiva de hormonas; y de hipotiroidismo, cuando la cantidad es pequeña.

La alimentación es un factor importante a la hora de cuidar la glándula tiroides, la falta de yodo puede derivar en bocio (aumento de tamaño de la tiroides) y/o  hipotiroidismo por ello se recomienda incorporar a la dieta sal yodada, además de consumir productos ricos en este mineral como pescados, lácteos o huevos. La deficiencia de yodo en la alimentación hace que otras deficiencias (hierro, vitamina A, selenio) también aumenten el riesgo de bocio.

Además la verse alterada la glándula tiroides se llega alterar otras funciones llegando a producir situaciones de estreñimiento, diarrea, pérdida de cabello, incremento del colesterol, trastornos digestivos, alteraciones de peso, fatiga, hipersensibilidad al frío, entre varios síntomas más.

Por medio de la alimentación se puede mejorar la tiroides consume los siguientes alimentos:

•              El Yodo debe estar presente en tu alimentación diaria: Los  bajos niveles en yodo son una de las principales causas de hipotiroidismo o problemas en la tiroides, por lo que mantener una dieta rica en yodo resultará de gran ayuda para mantenerla saludable. Para ello, se debe implementar alimentos ricos en este mineral como los huevos, acelga, semillas de sésamo, mariscos, almejas y atún, salmón o champiñones, además de preferir la sal fortalecida con yodo a la sal común.

 

•              Consume alimentos ricos en zinc: Este mineral se ve especialmente afectado en sus niveles cuando se produce un exceso de hormonas tiroides en las mujeres, por lo que recomponer sus proporciones óptimas constituye una buena forma de combatir el problema glandular. Se obtiene este mineral consumiendo germen de trigo, salvado, carne de cordero, jengibre, frutos secos y leguminosas.

 

•              Cobre en la dieta: Resulta esencial para el buen funcionamiento de la tiroides y para la producción de las hormonas responsables de regularla, pudiéndose obtener del hígado, cacao, carnes rojas, harinas, frutas, mariscos, legumbres y verduras oscuras.

 

•              El Hierro: Los niveles afectan directamente el rendimiento de la tiroides, por lo que se debe implementar en la dieta diaria, la encontramos en la carnes rojas, y vegetales de color oscuro.

 

•              Las vitaminas son también importantes: En este caso prácticamente todas las vitaminas repercuten en la salud de la tiroides, como  la vitamina A, C, E, B2, B3 y B6, pudiéndose obtener de cítricos, cereales, granos y semillas, levadura de  cerveza, carne blanca, arroz, salvado, palta.

 

Por todo lo indicado algunos alimentos pueden llegar a producir bocio si su consumo es en exceso y su consumo es crudo, estos alimentos son denominados bocígenos como   la col o repollo, coliflor, brócoli, nabos, rábanos, mostaza, yuca, etc. Estos alimentos dejan de ser nocivos cuando se cocinan o fermentan.

Para favorecer la salud y prevenir alguna alteración en la tiroides, una adecuada alimentación orientada a regular la función de la tiroides y cubrir sus necesidades constituirá un excelente tratamiento.

Recomendaciones:

•              Tienes que tener cuidado con las sartenes que utilizas ya que, aquellas denominadas antiadherentes, desprenden una sustancia que altera el tiroides.

•              Olvídate de la idea equivocada de que cuanta más sal consumas más yodo tendrás.

•              Utilízala yodada en vez de la normal y añádela siempre al final de la cocción.

•              En el caso de haber padecido bocio deberías usar sal yodada también.

•              Evita, en la medida de lo posible, el tabaco, las hortalizas crucíferas (brócolis, coliflor, nabos, rábano) y la yuca y el boniato. Son productos perjudiciales para el tiroides.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL