compartir
con:

Alimentación saludable para prevenir el cáncer

Existen un sinfín de factores que tienen relación con el cáncer como una incorrecta alimentación, predisposición genética, ambiental y exposición a tóxicos.

Existen distintos tipos de cáncer que pueden originarse por el consumo excesivo o carencias de algunos nutrientes provenientes del abuso de alimentos que mundialmente se tienen a disposición.

Debe quedar en claro que no existen descritos hasta el momento alimentos o nutrientes de manera aislada que sean causa directa de algún tipo de cáncer, recuerde que esta condición se produce por el concurso simultaneo de varios factores y no como consecuencia directa y absoluta de uno de ellos únicamente.

Sin embargo existen sustancias contenidas en los alimentos que están consideradas como potencialmente cancerígenas tales como:

Embutidos y enlatados cárnicos: Todos los alimentos procesados cárnicos contiene sustancias denominadas nitratos que por acción de la flora bacteriana normal se transforma en nitritos los cuales son altamente cancerígenos. Por ello, limite el consumo de este tipo de alimentos y trate de comerlos en pequeñas cantidades una vez por semana.

 

Consumo frecuente de alcohol: Llegando a producir daño estructural de las células que pueden inflamarse como es el caso de las personas que padecen gastritis, ocasionando células malignas y aparición de cáncer. Por ello, evite consumir cualquier tipo de bebidas que contengan alcohol, opte por infusiones de hierbas, jugos o vegetales en eventos sociales.

 

Consumo elevado de carnes rojas: La transformación que sufre la proteína de las carnes rojas en el organismo se traduce como riesgosa cuando es elaborada a la parrilla (carbón) o su consumo es elevado generando un incremento en la carcinogénesis. En lo posible consuma porciones pequeñas, 2 a 3 veces por semana y cuidando el tipo de cocción.

 

Para prevenir esta enfermedad, consuma los siguientes alimentos:

Vegetales frescos y frutas: Nada mejor que consumir diariamente frutas y verduras de color verde y anaranjado intenso dado que son valiosa fuente de vitaminas A y C que son antioxidantes altamente efectivos y protegen contra la formación de tumoraciones.

 

Alimentos integrales: El estreñimiento es uno de los factores de riesgo más peligrosos para la aparición del cáncer de colon e intestino en general, por tanto una dieta rica en fibra contenida no solo en frutas y vegetales sino también en cereales integrales como la avena, quinua, arroz, entre otros proporcionan vitaminas y minerales. Procura agregarlos a cada tiempo de comida en porciones moderadas.

 

Pescados azules: La fácil digestibilidad de este alimento, asi como el elevado contenido de omegas hacen de la carne de pescado uno de los favoritos al momento de recomendar en casos de prevención del cáncer principalmente de estómago y aparato digestivo. Trata de consumir cualquier tipo de pescado de 1 a 2 veces por semana.

 

Jengibre y frutos rojos: Estos alimentos son fuente de antioxidantes y compuestos que ejercen acción directa evitando la proliferación de células madre cancerosas y al mismo tiempo sin dañar o destruir las células sanas. Agrega a las meriendas y consúmelas en distintas preparaciones.

 

Recuerde que una alimentación balanceada, consciente y rica en nutrientes previene la aparición de cualquier célula maligna que si no es tratada a tiempo puede producir daños de consideración en la salud.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL