compartir
con:

ACNE: QUE COMER Y QUE EVITAR

El acné es una enfermedad que provoca la obstrucción de las glándulas de grasa en la piel, creando inflamación y erupciones. Es causado por varios factores como la acumulación  de baterías, irregularidad hormonal, tendencia a la acumulación de células y  tejidos muertos.

El acné se presenta en diversos lugares como la cara, la espalda y los brazos, son desencadenados  por la edad, no limpiar la piel correctamente, no quitarse el maquillaje, usar productos muy grasosos en la piel, tener una enfermedad hormonal, reacción a algunos medicamentos, el sol en exceso, predisposición genética y el embarazo.

Para evitar el surgimiento de los granos, es importante mantener la piel limpia, utilizar productos  que retiran el exceso de oleosidad y células muertas, además de tener una alimentación saludable que ayude a disminuir la inflamación de la piel.

Se debe procurar implementar en la dieta:

Vitaminas A y C: Son antioxidantes naturales los encontramos en las verduras de hojas verdes pimiento, brócoli, espinaca, los frutos cítricos como toronja, limón, fresas, el kiwi, melón.

 

Vitamina B6: Se encuentra en la carne roja, pollo, pescado, cereales que tienen fibra, la avena, la quinua, arroz integral, la palta, las leguminosas, las nueces y almendras, papa, plátano, esta vitamina actúa a nivel hormonal regulándola.

 

Zinc: El zinc ayuda a reducir la oleosidad y favorecen la cicatrización de la piel, evitando que surjan manchas o cicatrices por causa del acné. Algunos alimentos ricos en zinc  son los frutos secos, las leguminosas, el zinc es esencial para una piel sana

 

Omega 3: La chía, linaza y salmón son esenciales para la salud corporal ya que ayuda a modular la inflamación de los tejidos, este tipio de grasa es ideal para la piel

 

Implementar alimentos de alto contenido en fibra: Como avena, lentejas, las cuales regulan la insulina (se sabe que la insulina estimula las hormonas masculinas que pueden desencadenar el acné). 

 

Se debe evitar el consumo de lácteos, los alimentos ricos en azúcar refinadas, bebidas azucaradas, panes blancos, arroz, pastas y cereales de caja ya que son harinas que no tienen fibra y son altos en grasas y azucares. Estas no permiten mejorar la salud de la piel.

 

Es recomendable limpiar la piel con productos cosméticos propios para la piel grasa dos veces al día, por la mañana y por la noche, siendo los jabones con ácido salicílico una buena opción, también el exfoliar la piel suavemente una vez por semana para retira las células muertas.

 

En casos severos es recomendable, visitar al especialista para que les brindar un tratamiento óptimo.

 

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL