compartir
con:

Aceite de coco. ¿Ángel o demonio frente al colesterol?

En el pasado, el aceite de coco era considerado como una grasa mala por ser un aceite de origen vegetal y poseer alrededor del 90% de grasas saturadas de su composición total. Hoy en día esa idea ha cambiado y es considerado como un aceite natural que aporta de beneficios para la salud.

Este tipo de aceite natural no contiene las grasas saturadas habituales que se encuentran en la carne roja o en el queso. Al contrario, contiene unas grasas llamadas triglicéridos de cadena media, que también se encuentran en la leche materna y que está más que demostrado que son altamente beneficiosos para el organismo. Los ácidos grasos de cadena media se metabolizan de manera diferente a como lo hacen los habituales porque pasan directamente al hígado desde el tracto digestivo siendo utilizado de manera inmediata la energía y convirtiéndose como un proceso cetónico.

 

El aceite de coco extra virgen aumenta el colesterol HDL bueno, que se encarga de transportar el colesterol de los tejidos, vasos sanguíneos y arterias para ser metabolizado en el hígado para finalmente ser eliminado.

Hasta hace no mucho tiempo el aceite de coco era considerado una grasa mala por su contenido de ácidos grasos saturados y se lo comparaba con la margarina que posee ácidos grasos producidos sintéticamente. Sin embargo, la investigación y sus resultados demostraron los ácidos grasos de cadena media se metabolizan de manera diferente a como lo hacen los alimentos habituales en la dieta. En concreto, pasan directamente al hígado desde el tracto digestivo, donde se utilizan como fuente inmediata de energía.

Particularmente el ácido graso saturado que contiene el aceite de coco es el ácido laúrico, un triglicérido de cadena media. Éste aumenta el colesterol bueno en sangre y ayuda a regular el nivel de colesterol en general. Así es como desde hace un largo tiempo el aceite de coco dejó de estar en la mira, para convertirse en uno de los mejores aliados anti colesterol que puede llegar a tener una persona.

¿Ahora cómo usar aceite de coco? Hay muchas formas de usar el aceite de coco.

 

Una es usarlo en lugar del aceite de girasol, soya u oliva a la hora de preparar frituras, es ideal para cocinar pues tiene una resistencia al calor, pero lo ideal es consumirlo añadido a las preparaciones (crudo), es importante mantener un buen aporte de aceite de coco virgen para contribuir a la buena salud del organismo.

Recomendaciones:

  • Su consumo debe ser moderado, pocas veces por semana (en promedio, tres).
  • Es preferible usarlo para reemplazar grasas sólidas como la mantequilla.
  • Su uso puede ser beneficioso en recetas de repostería en las cuales normalmente se usa bastante mantequilla.
  • Como es resistente a altas temperaturas, se puede usar para cocinar.
  • Para ensaladas o para consumir en frío se recomienda el uso de otros aceites vegetales como el de oliva o el de girasol.
Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL