compartir
con:

Nutrición saludable

Sal común o marina: ¿Cuál es mejor?

La sal desde tiempos legendarios se ha convertido en el “condimento” fundamental de la culinaria mundial, su uso está arraigado en todas las mesas de las familias, de manera que es casi imposible considerar la alimentación sin ella.

Sin embargo, es importante reconocer cuáles son las funciones vitales que se le asignan a la sal, esto con el fin de regular su consumo y adecuarla a las necesidades individuales de cada persona.

Desde hace algunos años se están dando a conocer los beneficios que ofrece el consumo de sal marina, sin embargo, diferentes estudios han demostrado que tanto la composición química como la utilidad de ésta en el organismo son prácticamente los mismos, considerando que toda la sal de consumo humano es de origen marino.

El bajo contenido de minerales tales como calcio, magnesio y potasio contenidos en la sal marina no tendrían que inclinar la balanza para adquirir un tipo de sal ya que en la dieta diaria existen un sinfín de alimentos fuente de estos nutrientes, que proporcionan cantidades altamente valorables en comparación a la sal marina. En realidad, la correcta elección dependerá simplemente del sabor de cada una de ellas, lo cual es absolutamente personal.

Conoce la composición de la sal

Tanto la sal común de mesa como la sal marina contienen 40% de sodio y 60% de cloro, sin embargo dado que la sal marina no pasa por el proceso de refinado, se ha visto que contiene “pequeñas” cantidades de calcio, magnesio y potasio con respecto a la sal común.

Es importante resaltar que en Bolivia, a  la sal común de mesa se le añade yodo como norma estricta para prevenir problemas de tiroides y evitar el conocido bocio.

Funciones de la sal en el organismo

  • Contracción muscular
  • Transmisión del impulso nervioso
  • Equilibrio de líquidos a través del riñón
  • Evita los calambres musculares
  • Ayuda en la absorción de algunos nutrientes

A continuación brindamos recomendaciones básicas del consumo de sal

Diferentes estudios han demostrado que el consumo mundial de sal es altamente elevado con respecto a las recomendaciones emitidas por la OPS – OMS y otros organismos de salud que indican que con el fin de reducir y/o evitar problemas cardiovasculares y otros, el consumo de sal no debe sobrepasar los 5 a 6 gr. por día, siendo el promedio de consumo actual de 10 a 15 gr.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL