compartir
con:

Nutrición saludable

¿Por qué el hambre nos pone de mal humor?

Sucede que cuando una persona tiene sensación de hambre, puede ponerse de mal humor, esto debido a que el cuerpo envía el mensaje al cerebro.

Es importante saber que puede producirse una descompensación química que nos afecte, sin embargo, es también importante saber que ante la sensación de hambre no se puede comer lo que sea.  Nuestro cuerpo necesita nutrientes, es decir moléculas necesarias a nivel celular para que nuestro organismo cumpla sus funciones. A continuación consejos de qué hacer para evitar estos arranques de enojo.

Las personas dependen del alimento para sobrevivir y la falta de este puede desencadenar ira. Esta emoción que viene al el tener hambre hace que eliminemos todos los obstáculos que se interponen entre la comida y nosotros.

El hambre estimula a tomar alimentos y el aparato digestivo se encarga de degradarlos para extraer los minerales y nutrientes. Cuando sucede esto, el nutriente que necesita el cuerpo con mayor urgencia es la glucosa, que debe estar presente de forma constante y abundante en la sangre, es la gasolina para que el cuerpo pueda realizar distintas actividades.

Por eso, cuando los niveles de glucosa en la sangre bajan se siente la sensación de hambre e inmediatamente se comienza a extraer glucosa de los depósitos que hay en el hígado y los músculos, tarea realizada por una hormona del páncreas, el glucagón, cuyo efecto es opuesto al de la insulina. Así se puede mantener el aporte de combustible a las células durante un tiempo (dos horas o poco más).

Existe una explicación química que explica el malhumor, y es que la hipoglucemia que se produce también causa trastornos en el comportamiento.

Lo recomendable es comer 5 o 6 veces al día aproximadamente cada 3-4 horas, la idea es no llegar a tener mucha hambre porque al tenerla el cerebro lo que quiere es comer cualquier cosa que se te pase por enfrente.

También el tener un adecuado consumo de vitaminas y minerales es fundamental para mantener el buen humor, motivo por el cual no debemos permitir que nuestro organismo sufra la falta de:

La vitamina C

Esta vitamina ayuda a aumentar el buen humor, los principales alimentos que contienen vitamina C en grandes cantidades son los cítricos, la piña, el kiwi y las verduras frescas, sobre todo las de hojas verdes, el pimiento y el perejil entre otros.

Antioxidantes

Estos ayudan a mejorar el estrés tanto físico como emocional, los alimentos más ricos en antioxidantes son el aceite de germen de trigo, los huevos, los cereales integrales, las espinacas, la soja, el germen de trigo, las cebollas, el atún y los tomates, entre otros.

El magnesio, el calcio y el zinc

Tres minerales muy importantes y efectivos para combatir el estrés y el aburrimiento, ayudando a mejorar notablemente el estado de ánimo, y aumentando la capacidad de aprendizaje, permitiendo una gran concentración. El magnesio lo podemos encontrar en el salvado, los cereales integrales, el chocolate, y las almendras.

El hierro

Este es un mineral esencial para el organismo, porque cumple la función de llevar el oxígeno a todos los tejidos, además es fundamental para un buen estado de ánimo. Por lo regular la falta de este mineral puede provocar una gran fatiga y decaimiento. El hierro se lo puede encontrar en  el hígado, las espinacas, los frutos secos, la avena, entre otros.

También el metabolismo puede sufrir daños cuando la persona pasa varias horas sin comer y se torna lento. Mantenerse hidratado es otra medida importante para no confundir hambre con sed y por supuesto, ayuda a sentirse lleno más rápido sobre todo si se toma antes de las comidas.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL