compartir
con:

Nutrición saludable

Beneficios del ejercicio físico en personas con diabetes

Desde todo punto de vista, la práctica de ejercicio físico es, de alguna manera, la llave para tener una vejez saludable y de alta calidad de vida.

Cada vez son mayores los hallazgos que establecen la íntima relación que guarda el sedentarismo con el padecimiento de un sinfín de problemas de salud de mediana y severa gravedad como la diabetes.

En el caso de personas que sufren de diabetes son innumerables los beneficios de la práctica diaria de ejercicio físico, considerando una rutina establecida y de la mano de un especialista de salud.

Este hábito debe ir acompañada de una correcta medicación, una alimentación saludable y actividad física, la combinación de éstos brinda un estilo de vida saludable que promueve una buena salud.

La idea de mantener una rutina de ejercicios ayuda a controlar el consumo excesivo de alimentos y evitar aquellos de índice glucémico elevado que alteran los niveles de azúcar en la sangre, restringe el antojo de aquellos alimentos poco saludables y evita el mantenerse en un estado sedentario. Es importante realizar una actividad física que incentive a mantener estables los índices de glucemia en la sangre, por ello:

A partir de los 30 minutos y dependiendo de la intensidad y la fuerza del ejercicio, la fuente de energía es la glucosa (azúcar) que se encuentra en la sangre y cuando el ejercicio es de larga duración la fuente de energía será  la grasa

Por tanto, el beneficio del ejercicio físico en pacientes diabéticos será evidente a partir de los 20 a 30 minutos en adelante del inicio del ejercicio, considerando que el tiempo sugerido para lograr una reducción natural de la glicemia es de 60 a 90 minutos o más.

Es importante tomar en cuenta que se pueden registrar cuadros de hipoglicemia terminado el ejercicio hasta 2 a 3 horas posteriores a la conclusión de la rutina física, ya que el organismo demora en reponer las reservas  que se utilizaron.

La práctica de ejercicio físico también nos ayuda a alcanzar y mantener el peso ideal  con el fin de reducir factores de riesgo

El ejercicio físico incrementa las grasas denominadas “buenas” es decir las HDL y reduce, de manera directamente proporcional, las “malas”, con lo cual se elimina la grasa adherida a las paredes de la circulación sanguínea que producen el riesgo de hipertensión arterial y cardiopatías diversas.

Tener en cuenta que un diabético no debería realizar actividad física si presenta hipoglucemia, hiperglucemia,  aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial porque puede llegar a producirse complicaciones que derivan en cuadros de salud severos.

Tome en cuenta que esta práctica debe ser responsable y de la mano de una guía física, nutricional y médica.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL