compartir
con:

Nutrición saludable

Ansiedad, alimentación y menopausia

En el transcurso de la vida las mujeres experimentan una serie  de etapas fisiológicas que revisten gran importancia por las particularidades que suponen, es el caso de la menarca, embarazo, lactancia y finalmente la no muy esperada “menopausia”.

Durante la menopausia y desde el punto de vista alimenticio, suceden cambios orgánicos que derivan posteriormente en un incremento del peso y volumen corporal, principalmente localizado  en la zona abdominoglutea.

A pesar de los esfuerzos por controlar este incremento, los resultados no son los esperados si es que no se logra controlar la ansiedad que conduce a  los constantes “picoteos” que contribuyen al sobrepeso.

Es necesario considerar que no solo se trata de un incremento de peso y volumen sino comprender que esta situación viene aparejada de complicaciones de gran importancia como son la hipertensión arterial, cardiopatías, diabetes y otros.

En estos casos, el tratamiento se basa en los 5 pilares fundamentales:

  1. Aceptación de que esta es una etapa de la vida y que la mujer, en este periodo, puede gozar de una vida plena.
     
  2. Dieta balanceada con reducción importante de grasas y carbohidratos.
     
  3. Práctica de ejercicio físico acorde a las posibilidades de cada persona, puede incorporar rutinas de yoga, pilates, baile o caminatas que ayudan a controlar la ansiedad.
     
  4. Actividades distractoras y técnicas de relajación.


Consejos prácticos de alimentos para combatir la ansiedad.

  • Evitar consumir alimentos estimulantes como son: el café, el chocolate, las gaseosas negras, los condimentos fuertes como el ajo, comino y sal en exceso.
     
  • Incrementar el consumo de alimentos que contienen fito estrógenos como es la soya en sus diferentes presentaciones.
     
  • Aumentar el consumo de alimentos lácteos ricos en calcio, preferentemente con reducción parcial o total de la grasa contenida.
     
  • Fraccionar la alimentación diaria en  4 o 5 tiempos de comida, con horarios previamente establecidos.
     
  • Incluir diariamente en la dieta dos o más alimentos indicados a continuación debido a su alto contenido en triptófano, que es un aminoácido esencial cuya acción se encuentra íntimamente relacionada con evitar cuadros de depresión, ansiedad, estrés, angustia y sensaciones similares que con frecuencia encuentran asidero en la comida y por tanto el incremento de peso:
     
  • Carne de res muy magra, carne de pollo, salmón, atún, pavo, porotos, lentejas, garbanzos, soya, lácteos descremados y sus derivados, frutos secos como almendras, nueces, pistacho y maní.
     
  • Para complementar la acción del triptófano y potenciar sus beneficios es necesario consumir, de manera casi simultánea, alimentos ricos en vitaminas del complejo B y magnesio, los cuales se encuentran en: cereales integrales o sus derivados como el salvado de trigo y avena, vegetales de color verde intenso, frutos secos y plátano.
     
  • Considerando la acción de los radicales libres, que son en definitiva los responsables del envejecimiento de la piel y el organismo en general, que de una forma u otra causa gran ansiedad,  es necesario consumir gran cantidad de antioxidantes  naturales que encontramos  en alimentos cítricos como la naranja, la mandarina, el pomelo, el limón, la frutilla, el kiwi y alimentos de color anaranjado intenso como fuente de vitamina A, que a su vez nutre la piel y mucosas.
Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL