compartir
con:

Nutrición saludable

Conoce las posibles deficiencias nutricionales por seguir una dieta vegetariana o vegana

Vemos en el curso del tiempo surgir diferentes corrientes alimentarias que dirigen las preferencias de las personas, sin embargo, muchas de ellas van perdiendo fuerza en el camino, justamente por la falta de sustento científico y/o malas experiencias de quienes las siguen. Esta realidad no ha ocurrido con las personas que siguen una alimentación vegetariana o vegana debido a que seguir adecuadamente este régimen de alimentación brinda beneficios que hacen posible su constante vigencia.

Como en todo, los extremos son riesgosos, si una dieta netamente orientada hacia los alimentos de origen vegetal nos asegura el ingreso de vitaminas, minerales y calorías en cantidad y calidad optimas, también se debe considerar que existen macronutrientes provenientes de las proteínas, carbohidratos, grasas y micronutrientes como los minerales y vitaminas que no incorporamos al organismo y cuya función es vital en el ser humano.

A continuación nombramos algunos padecimientos orgánicos que se producen por carencias nutricionales que pueden surgir cuando se tiene un estilo de alimentación vegetariana o vegana:

Anemia: Este es uno de los padecimientos más frecuentes por los que atraviesan la mayoría de veganos y la principal causa, no orgánica, de este problema es la carencia de hierro. El hierro se encuentra en alimentos de origen animal y también vegetal, sin embargo, el hierro animal (hierro hemico)  es absorbido directamente por el organismo, pero el hierro vegetal (hierro no hemico) sólo se absorbe en presencia simultánea de vitamina C y además requiere la ayuda del hierro animal.

Las principales fuentes de hierro hemico son justamente las carnes rojas y entre ellas las vísceras como el hígado y corazón.

Entre otras complicaciones por carencia de hierro está la mala oxigenación de tejidos y órganos, traduciéndose todo esto en decaimiento, falta de concentración, bajo rendimiento intelectual y fallas en el sistema de defensa, debido a que los glóbulos rojos (que contienen hierro) transportan oxígeno y, al tener un bajo registro de estos como ocurre en la anemia, no logran una adecuada oxigenación lo que deriva en muerte de células.

Dislipidemias: En la última década, la prevalencia de hipercolesterolemia e hipertrigliceridemia se encuentra en ascenso por diferentes razones, una de las más importantes es el incremento en el consumo de comida chatarra y la baja ingesta de aceites omega 3 DHA, los cuales cumplen un valioso papel de barrido a nivel de las arterias, eliminando los depósitos de grasa y con ello reduciendo los riesgos de cardiopatías.

El DHA (animal) se encuentra en el pescado y juega papel fundamental en el desarrollo del bebe durante la gestación, función cerebral y salud cardiaca.

Si bien existen omegas en alimentos de origen vegetal como la linaza, semillas de chía, ajonjolí, nueces y similares, para potenciar su acción, es necesario que se produzca una conversión en el organismo, la misma que suele ser ineficaz, razón por la cual existen serias carencias de este ácido graso en la dieta de los veganos.

Bajo rendimiento cerebral, emocional y muscular: La dinámica del organismo es verdaderamente asombrosa, sin embargo, existen nutrientes de vital importancia como es el caso de la taurina que junto al magnesio hacen posible dicha dinámica. La taurina se obtiene gracias al metabolismo de los aminoácidos esenciales de origen animal contenidos principalmente en las carnes rojas y blancas, lácteos enteros o descremados.

Alteraciones del sistema inmunológico: Las proteínas son macromoléculas que juegan excepcional rol en el sistema inmune. Para tratar este padecimiento, se requiere proteína de alto valor biológico que contiene todos los aminoácidos esenciales. Esta proteína completa sólo se encuentra en alimentos de origen animal como carnes, lácteos, derivados y huevos, en caso de no consumir estos alimentos es necesario realizar mezclas vegetales en proporciones exactas ya que al no hacerlo no será posible la incorporar estos aminoácidos esenciales.

La alimentación vegetariana y vegana muy bien llevada, con los conocimientos nutricionales adecuados y la disponibilidad de tiempo para realizar preparaciones equilibradas, puede considerarse en muchos casos la llave para garantizar un óptimo estado de salud y una vejez de alta calidad. Sin embargo, hay quienes toman esta opción con escaso conocimiento y esto se traduce en un sinfín de patologías asociadas a carencias nutricionales que, en muchos casos, son irreversibles.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL