compartir
con:

Nutrición saludable

¡Hipertensión! Cambia los hábitos alimenticios para prevenirla

La hipertensión arterial se ha convertido en un problema que va ganando terreno afectando cada vez a más personas. Una de las causas son los malos hábitos que vamos adquiriendo y que terminan atentando contra nuestro estado de salud. A continuación, consejos útiles para prevenir la hipertensión.

La publicidad, moda, oferta de alimentos chatarra a bajo costo, el poco tiempo disponible para alimentarse de manera correcta, el exceso de peso, los altos índices de estrés, la vida sedentaria y la falta de educación sobre la forma correcta de alimentarse derivan en una serie de patologías de alta prevalencia, una de las más importantes es la “hipertensión arterial” y las cardiopatías de diferente origen.

Escuchamos frecuentemente la recomendación de reducir el consumo de sal para prevenir los problemas de presión alta, esto debito al sodio ¿Conocemos realmente qué es el sodio y qué efectos puede tener en nuestra salud? ¿Se trata de controlar los consumos de sal o eliminarla?

Para una mejor compresión diremos que  desde el punto de vista de la alimentación, el sodio es el mineral (Na) componente de la sal de mesa, que cumple diversas funciones, muchas de ellas importantes para el organismo:

  • Es fundamental para el sistema nervioso, para la transmisión del impulso nervioso.
  • Hace posible las contracciones  musculares.
  • Forma una parte importante de los huesos
  • Es imprescindible para regular la presión arterial
  • Mantiene la concentración de nutrientes al interior y exterior de las células del organismo.

¿Qué alimentos ayudan a reducir la presión arterial?

  • Limón: Produce una ligera dilatación y flexibilidad de las paredes arteriales y de los vasos sanguíneos en general,  de esta manera se produce una mayor dilatación de los mismos y se facilita una mejor circulación sanguínea. Sin embargo, su consumo debe estar controlado en pacientes con gastritis, ulceras gástricas e insuficiencia renal.
     
  • Miel: Produce un efecto relajante en los vasos sanguíneos. Se recomienda consumir 2 a 3 cucharillas a la semana como factor preventivo y 1 cucharilla al día cuando el cuadro ya está instalado.
     
  • Agua: Es el alimento fundamental para mejorar los cuadros de hipertensión arterial. Un organismo bien hidratado es un organismo sano
     
  • Ajo: Tiene conocidas propiedades para reducir placas ateromatosas de colesterol,  mejorando así la circulación sanguínea.
     
  • Linaza: Una semilla de enorme valor nutricional por su alto contenido en calcio, fibra vegetal y sobretodo ácidos grasos omega que tienen un efecto benéfico en la reducción del colesterol sanguíneo, con el consecuente beneficio de mejorar la circulación sanguínea.

Recuerde que el consumo diario debe ser en cantidades moderadas, no excederse de 3,5 a 5 gramos distribuidos en todos los tiempos de comida.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL