compartir
con:

Nutrición saludable

Día de la madre, aprende a llevar un estilo de vida saludable lejos de las dietas exprés

Festejando el día de la madre, decidimos brindar algunos consejos prácticos para adquirir ciertos hábitos y un estilo de vida saludable.

El interés por llevar un estilo de vida saludable, por cuidar la alimentación y saber qué se está comiendo, crece cada día más y más. Para alcanzar o mantener un peso saludable  es importante  vigilar la alimentación y apostar por una dieta saludable y equilibrada a largo plazo.

Una serie de cambios físicos suceden a lo largo de  la vida  de una mujer y, por lo tanto, es importante adaptar  la  alimentación a cada etapa de la vida de la mujer y hacerlo de manera consiente, evitando consumir alimentos como el azúcar blanco, las grasas saturadas,  bebidas alcohólicas, gaseosas o tabaco.

Ser precavida con la alimentación puede coadyuvar a mantenerse saludable y llena de energía a lo largo de la vida. En ese contexto surge la pregunta ¿cómo adelgazar y comer bien?

La respuesta es sencilla, las mamás actuales deben mantener una alimentación controlada, rica en macro y micro nutrientes, carbohidratos limpios, proteínas magras, grasas buenas  provenientes de alimentos naturales, frescos y alejarse de los productos procesados.

No dejar de consumir diariamente agua purificada, de 6 a 8 vasos por día para eliminar toxinas, mejorar el aspecto de la piel y órganos. Asegurar la ingesta de bastantes antioxidantes, vitamina C y E provenientes de frutas y vegetales de color verde, cereales integrales y aceites vegetales.

Tomar en cuenta que tanto para buscar un estilo de vida saludable como para querer bajar de peso, es indispensable realizar una actividad física frecuente. Manteniéndose activa, la mujer se sentirá vital, reducirá el riesgo de posibles enfermedades crónicas como las cardiovasculares, diabetes y podrá prevenir futuros cambios hormonales.

Para comenzar este proceso de cambio comenzar implementando los siguientes hábitos:

  1. Eliminar de la despensa toda la comida chatarra.
     
  2. Incorporar a la dieta diaria vegetales  y las frutas. Controlar las 3 a 4 porciones permitidas.
     
  3. Cambiar los cereales procesados por  aquellos naturales e integrales como la avena, quinua, amaranto, cañahua o arroz integral, entre otros.
     
  4. Al momento de comer proteínas, tratar de que sean magras como la pechuga de pollo, pescados en todas las variedades y carnes enteras. Evitar la grasa de cualquier carne vacuna.
     
  5. Se recomienda preparar los tubérculos como las papas, camote, plátanos, yuca, oca, entre otros, al horno o vapor y no en fritura.
     
  6. Evitar la mantequilla, margarina y frituras industriales, de esta manera se irá reduciendo el deseo por las grasas saturadas y trans.
     
  7. Beber agua e infusiones de hierbas como el té verde, durante todo el día para evitar la oxidación de las células del cuerpo.
     
  8. No olvidar incorporar grasa buenas como los frutos secos, un puñado a medio día controla la ansiedad, peso y baja el colesterol malo en la sangre.
     
  9. Cuando se presente una invitación a algún evento social, no comer toda la ración invitada, controlar las porciones y pensar que la comida chatarra sólo es permitida una vez por semana, como máximo.
     
  10. No descuidar la actividad física que puede realizarse a través del baile, una caminata o visita el gimnasio en compañía de amigas o familia.

Esta lista de sugerencias, es una forma distinta de comenzar a adquirir nuevos hábitos saludables.

Recordar que estos consejos y guía para comenzar un nuevo estilo de vida, pueden irse aplicando poco a poco. Comenzar a cambiar el desayuno en una primera etapa; al cabo de un tiempo repetir la acción con el almuerzo, luego implementar el cambio en las meriendas y cenas, a medida que se avance el proceso será más sencillo. No olvidarse el dormir 8 horas diarias y sonreír cada día, éste es el mejor regalo que una mamá puede darse cada día.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL