compartir
con:

Nutrición saludable

¡Cuidado con la hipertensión arterial!

Cuando hablamos de hipertensión arterial, lo primero que viene a la mente es lógicamente la sal, sin embargo existen un sinfín de alimentos y preparaciones que sin pensar que contienen sal son una importante fuente de sodio.

Por tanto es importante  conocer cuáles son ellos y al mismo tiempo conducir  al lector a habituarse  a leer las etiquetas con el fin de reconocer que NO solo los alimentos “salados” contienen sodio, sino también los alimentos envasados “dulces” son una fuente de cuidado!!!

La sal de mesa que sin miedo a error podríamos aseverar que se ha convertido en el ingrediente imprescindible en la olla familiar, está compuesta por cloro en una proporción del 60% (600 mg) y sodio, en una proporción del 40% (400mg) donde éste último es el responsable de producir un incremento en la presión arterial cuando la patología ya se encuentra declarada.

Diariamente el ser humano requiere 5 a 6 gramos de sal  (2400mg de sodio) para satisfacer la demanda del organismo, sin embargo está comprobado que el consumo promedio supera los 9 gramos diarios, lo que significa 3600 miligramos,  por tanto al momento de elegir recordar siempre este dato.

FUENTES OCULTAS DE SODIO

  • Embutidos: este grupo de alimentos se convierten en un verdadero peligro ya que por cada 100 gramos de producto obtenemos aproximadamente 3 gramos de sal o lo que significan 1200 miligramos de sodio.
  • Quesos: nos proporcionan desde 500 a 1000 miligramos de sodio por cada 100 gramos de producto
  • Pan y productos de pastelería: una unidad de pan industrial embolsado o de molde tiene un aporte de hasta en un 40% de sodio.
  • Saborizantes de sopas y caldos: con el fin de evitar el consumo de grasa, colesterol, ácido úrico y otros, frecuentemente se opta por no incluir carnes con hueso y en su remplazo “añadir” un cubito o diversos polvos para intensificar el sabor de sopas, caldos y salsa, sin embargo estos son un concentrado de sodio y sustancias que lejos de mejorar la alimentación representan un riesgo para la salud.
  • Conservas dulces: frecuentemente es utilizado el sodio en sus fórmulas como elemento conservante.
  • Encurtidos y alimentos deshidratados: el solo método de la deshidratación simple determina la concentración de sustancias componentes del mismo y uno de los nutrientes que alcanza una alta concentración es el sodio, haciendo de ese alimento natural una importante fuente oculta.
  • Galletas de soda o digestivas: igualmente tienen en su composición un alto contenido de sodio que fácilmente se mimetiza por el cereal que contiene el producto.
  • Cereales de caja o industrializados: justamente por el agradable y variado sabor que tienen las diferentes opciones fácilmente de disfraza el elevado contenido de sodio.
Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL